jueves, 17 de julio de 2014

Los humanos cuadrúpedos de Turquía no son fruto de una "involución", como se suponía

"La familia que camina a cuatro patas", un grupo de humanos cuadrúpedos que se hizo famoso por un documental de la BBC en 2006, simplemente se han adaptado a su incapacidad para caminar en posición vertical y no representa un ejemplo de evolución hacia atrás.
Así lo revela una nueva investigación de Liza Shapiro, antropóloga de la Universidad de Texas en Austin, Estados Unidos. Cinco hermanos de esa familia, que viven en un remoto rincón de Turquía, caminan exclusivamente sobre sus manos y pies. Desde que fueron descubiertas en 2005, los científicos han debatido sobre la naturaleza de su invalidez, con la especulación de que representan una etapa retrospectiva de la evolución.
El estudio de Shapiro, publicado en la edición digital de este mes de Plos One, demuestra que contrariamente a las afirmaciones anteriores, las personas con la condición como la de los miembros de esta familia, llamada síndrome de Uner Tan (UTS), no caminan según el patrón característico diagonal de primates no humanos, como los monos y los simios. Según una teoría desarrollada por Uner Tan, de la Universidad de Cukurova en Turquía, las personas con UTS son un modelo humano de la evolución inversa o 'involución,que ofrece nuevas perspectivas sobre la transición humana desde moverse a cuatro patas a caminar con dos piernas. Investigaciones anteriores han propuesto que el movimiento cuádruple asociado con UTS es simplemente una respuesta adaptativa al deterioro de la capacidad de caminar bípeda en individuos con una mutación genética, pero éste es el primer trabajo que refuta las afirmaciones de que esta forma de caminar se asemeja a la de primates no humanos.
Ver aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada