miércoles, 28 de abril de 2010

El cuento chino del Arca de Noé

"La noticia de que una expedición china afirma estar al 99 % segura de haber encontrado el Arca de Noé, y en buen estado, es de las que te dejan estupefacto. No por el hallazgo, que es imposible -por la sencilla razón de que el arca, hay que insistir en este punto, no existió jamás, el relato bíblico es un cuento (todo lo bonito que se quiera), y tiene el mismo sentido buscar la capucha de Caperucita-, sino porque manifiesta una vez más las enormes credulidad y estulticia del género humano. Una ingenuidad y una necedad, también, concedámoslo, una legítima necesidad de maravillas, que desgraciadamente se manifiestan muy a menudo en el terreno de la (pseudo) arqueología.
La fotografía que han distribuido los chinos de una supuesta cuadra de la nave -que estaría varada intacta, con camarotes y todo, a 4.000 metros en el Monte Ararat- en la que puede apreciarse incluso paja es un insulto a la inteligencia, o una colosal broma, si es que estuviera en el ánimo de la expedición el propósito jocoso, lo que es de temer que no sucede. Al menos nos podían haber puesto ante unos restos con pedigrí, unas viejas cuadernas podridas con grafitos de Jafet. En fin, podría haber sido peor: afortunadamente no ha aparecido estiércol de la pareja de elefantes, aunque parece que todavía no han explorado a fondo la sentina.
El hecho de que la expedición, de hecho mixta chino-turca, esté impulsada por un grupo evangelista de Hong Kong, nos recuerda el daño que están haciendo a la arqueología las investigaciones pretendidamente científicas desde instancias religiosas y fundamentalismos (...)"
Ver aquí.

Ver también post, y sus envidiables 124 comentarios a dia de hoy, en Magonia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada