jueves, 24 de noviembre de 2011

No era un refriado, era una sanguijuela

"Cuando Tao Jiayuan, un adolescente chino de 16 años de edad, se quejó de un dolor de garganta hace dos meses, podría pensarse que simplemente no quería ir a la escuela.
En un primer momento, la mamá del muchacho pensaba que había cogido un resfriado. Después que el adolescente seguía teniendo problemas para respirar y pérdida de peso, sin embargo, sus padres lo llevaron al hospital para que pudiera ser examinado por los médicos.
Quienes encontraron que la verdadera razón de condición en la garganta de Tao, era una sanguijuela grande que medía casi 8 cm de largo y vivía dentro de la tráquea.
Los médicos retiraron a la sanguijuela, que aún estaba viva y no afectada por la anestesia que le habían dado al adolescente. Ahora Tao esta completamente normal y aliviado de su inesperado huésped."
Ver en Solitario George.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada