martes, 29 de diciembre de 2009

Casos de transplantes plantean interrogantes sobre memoria del corazón

"Un nuevo caso de un paciente que tras recuperarse de un transplante al corazón desarrolló un apetito incontenible por la comida chatarra, preferencia que corresponde de un adolescente donante, plantea interrogantes sobre la memoria del corazón.
David Waters, de Australia, es uno más de los diversos casos que se reportan de personas que desarrollan los gustos o costumbres de los donantes del corazón que recibieron, lo cual indicaría que el cerebro no es el único órgano capaz de almacenar memoria o perfiles de personalidad.
Antes del transplante, Waters no gustaba de la comida chatarra, pero tras recibir el corazón de Kaden Delaney, de 18 años, quien sufrió la muerte de medio cerebro tras un accidente automovilístico, desarrolló un gusto incontenible por comida chatarra, al punto de no querer consumir otra cosa diariamente, según informó el diario Herald Sun de Australia.
Entonces su familia decidió indagar sobre el donante fallecido y descubrió que el adolescente comía comida chatarra a diario.
Según los científicos, hay más de 70 casos documentados de pacientes que adoptaron rasgos de la personalidad de los donantes (...)"
Ver aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada