domingo, 19 de junio de 2011

Muerte o prisión para las brujas de Malawi


"Ser acusada de practicar la brujería en Malawi es un delito que se paga con la cárcel o con la vida. En septiembre de 2010, la Asociación para el Humanismo Secular lanzó la denuncia de que 86 personas habían sido enviadas a prisión por "actos de brujería", con penas que iban de los cuatro a seis años de cárcel. "Pedimos al presidente del país que libere a los condenados", exigían.
Generalmente las arrestadas son ancianas a las que se acusa de embrujar a niños. Casi nueve meses después, hay aún más de 50 personas encerradas bajo la complicada acusación de hacer magia. Las pruebas son casi inexistentes, basta con señalar con el dedo y demostrar que algo malo le ha pasado a un crío. Esa es una cara del problema, la otra, más dura aún, acaba con la muerte de los supuestos hechiceros.
El último caso es el de una abuela de 82 años que ha terminado en prisión tras ser denunciada por su hijo de hacer brujería con su nieto, explica la agencia AFP. "¿Para qué iba a encantar a mi propio nieto?", dijo la mujer con voz suave en el juicio. De nada le sirvió que no hubiera más prueba que la dolencia del niño, fue condenada, junto a dos colaboradores, a pagar una multa de 33 dólares, algo prohibitivo para una población que vive de media con menos de dos dólares al día. El no pagar la multa es lo que ha hecho que todos terminaran en prisión. Sin embargo, la intervención de la AHS, que pagó la multa, ha permitido que la anciana salga de nuevo a la calle.
El problema es que la creencia en la brujería es algo muy extendido en Malawi entre los propios jueces y policías (...)"
Ver aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada