miércoles, 22 de junio de 2011

Poppy hace honor a su nombre: Nunca se sabe cuando va a despertar

"Poppy Shingleton, de 24 años, que vive en Southampton, puede entrar en un estado de sueño y nunca se sabe cuando va a despertar de nuevo.
Sufre del síndrome de Kleine-Levin, comúnmente conocido como Síndrome de la bella durmiente.
Su condición, que afecta a menos de 1.000 personas en todo el mundo, ha provocado que se pierda sus propios cumpleaños, Navidades y vacaciones.
Es incapaz de cuidar de ella y sus padres tienen darle rápidamente sus alimentos antes de regresar a la cama. Poppy desarrolló la enfermedad cuando tenía 18 años, haciéndola perder semanas de escuela.
Contó que todo sucedió después de ir a la fiesta de un amigo. Al día siguiente se sentía muy ágil y acelerada, pensó que de alguna forma había ingerido alguna droga. Confió su estado a sus padres quienes la llevaron al hospital.
El doctor le dijo que era demasiado tarde para realizar una prueba de toxicología y le mandaron a casa a descansar. Tres semanas más tarde volvió a sentir los mismos síntomas y Poppy no se despertó sino una semana más tarde (...)"
Ver en Solitario George.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada