viernes, 12 de marzo de 2010

No fue culpa del pan sino de la CIA: la locura colectiva de Pont-Saint-Esprit de 1951


"Hace tiempo hicimos referencia en este blog al extraño caso de la locura colectiva desatada en el pequeño pueblo francés de Point-Saint-Esprit, en 1951, donde los vecinos se contagiaron de una especie de psicosis colectiva que duró varios días. Hasta ahora se pensaba que aquella locura se desató por el consumo de pan infectado por el cornezuelo del centeno, el precursor natural del LSD. Pero resulta que no, que fue propiamente LSD y no inocente sino intencionadamente puesto ahí por la CIA, la agencia de inteligencia de EEUU.
El llamado “misterio del Pan Maldito” dio mucho que hablar en la época. Un hombre intentó suicidarse, mientras gritaba que sus tripas habían sido devoradas por serpientes. Un niño de 11 años intentó estrangular a su madre, mientras un hombre se lanzó por la ventana de un segundo piso exclamando “¡Soy un avión!”, rompiéndose ambas piernas. Muchos habitantes tuvieron que ser ingresados en el manicomio con camisas de fuerza.
El periodista de investigación norteamericano H.P. Albarelli ha desvelado que aquella intoxicación respondía a un plan ejecutado por la División Especial de Operaciones (SOD) del ejército de EEUU y la CIA, y la farmacéutica suiza Sandoz proporcionó el LSD necesario. Albarelli averiguó el vergonzante secreto mientras se documentaba para el libro “Un Terrible Error: El asesinato de Fank Olson y los experimentos secretos de la CIA durante la Guerra Fría”. Los agentes esparcieron el ácido en el aire del pueblo y contaminaron ciertos alimentos.
El investigador se topó con unos documentos de la CIA mientras investigaba el (supuesto) suicidio de Frank Olson, un bioquímico que trabajaba para el SOD, que cayó desde un piso 13 dos años después del incidente del “pan maldito”. Una conversación entre un agente de la CIA y un responsable de Sandoz revela que “no todo” el “secreto de Pont-Saint-Esprit” podía explicarse por el cornezuelo, la D del LSD (...)"
Ver en Strambotic.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada